“Dentro del mundo de la gestión cultural no ‘todo está hecho'” Antonio A. Caballero

#gestioncultural

 

Entrevista a Antonio A. Caballero, nuevo tutor del Máster de Gestión cultural UOC – UdG: gestión cultural, galerías, arte, cultura, cambios, transformación, género, política, autogestión

Escultura José Pedro Croft. Galería Helga de Alvear (Madrid)

Escultura José Pedro Croft. Galería Helga de Alvear (Madrid)

 

 

  • Sobre el sector cultural, ¿hacia donde se dirige?

Desde mi perspectiva, y sobre todo mi experiencia, el ámbito cultural no puede ser entendido desde la docencia y la investigación como un área estanco e inamovible sino más bien todo lo contrario. Es un área en continuo movimiento, y uno de los sectores más susceptibles a los cambios producidos por la economía, la política, y la propia sociedad. En los últimos años, en el caso del Estado español, hemos pasado de una cultura dependiente de ayudas públicas, y por lo tanto más previsible, a una cultura más dinámica y autogestionada, de la que aún no podemos prever su futuro más inmediato. De ahí lo interesante y apasionante del sector. La cultura está cada vez más cerca de los cambios tecnológicos, científicos y sociales que de la idiosincrasia de la institucionalidad a la que históricamente se le ha querido vincular.

  • Los gestores/as culturales tienen la capacidad para transformar el futuro de la cultura. ¿Hacia donde sería interesante hacerla evolucionar?

Si miramos a nuestro alrededor, parece que el siglo XXI no nos ha traído los cambios que Stanley Kubrick nos presentó en su 2001: Odisea del espacio (1978), es por ello que tras casi dos décadas de siglo es tiempo suficiente para darnos cuenta que los individualismos han terminado, y el trabajo en equipo es necesario. Lo mismo ocurre con la especialización profesional, y la cultura es uno de los sectores que mejor representa este cambio. Esto es algo que me han enseñado los Trabajos Fin de Máster que he dirigido en este tiempo sobre gestión cultural. Ningún proyecto puede acabar en éxito si detrás del mismo no hay una buena conceptualización, análisis del contexto socio-cultural, gestión presupuestaria, investigación social, y por supuesto, comunicación. La cultura debe evolucionar hacia la integración, no únicamente del propio sector, sino hacia la propia sociedad. No se podría justificar actualmente ningún proyecto que no tuviera en consideración la perspectiva de género, la sostenibilidad y por supuesto, el principio de transparencia.

gestor cultural Antonio A. Caballero master gestion cultural

Antonio A. Caballero – Gestor cultural y tutor del master Gestión cultural UOC – UdG – Almacén Galería Helga de Alvear (Madrid)

Actualmente, trabajas en el sector de las galerías, un terreno cuyo conocimiento de sus particularidades es imprescindible.

  • ¿Qué mecanismos son indispensables para hacer crecer el sector de las galerías? ¿Qué transformaciones está viviendo el sector?

Al igual que la cultura, el arte es uno de los sectores más dinámicos en la actualidad. El circuito del arte como se conoce a todo el entramado constituido por museos, galerías, ferias y subastas está actualmente viviendo una gran transformación, sobre todo, en cuanto al papel del artista se refiere. Sin la figura del artista, y por supuesto, las obras de arte, nada de esta infraestructura podría sobrevivir, sin embargo, las condiciones económicas y políticas le han relegado a un segundo plano, y son muy pocos los que logran mantener una relación equilibrada con las galerías que los/as representan. Tal y como hemos adelantado, la autogestión ha hecho que muchos/as artistas puedan vivir de su producción al margen del circuito del arte. Sin embargo, en la actualidad la legitimación del arte sigue marcada por los ránkings de artistas, el poder de las galerías y las ferias, y, sobre todo, las colecciones de arte. Existen diferentes tipos de galerías, una tendencia actual es la del tipo “franquicia”, presentes en todo el mundo bajo un mismo nombre; también están las galerías más “jóvenes” o alternativas, las cuáles están marcando el futuro del mundo del arte, con una apuesta por jóvenes artistas, aunque su sostenibilidad está siempre en discusión, y por último, el modelo “galerista/mentor” que produce, protege y promueve a sus artistas, de corte más internacional y poderoso, que tristemente está desapareciendo del espectro artístico. Las galerías al pertenecer al sector privado no reciben ningún tipo de subvención pública, y medidas tan perjudiciales para el sector como el polémico IVA del 21% a la venta de obras, hacen que escenarios tan importantes para el arte como las galerías y el mecenazgo puedan desaparecer en un futuro próximo. Un factor demostrable del perjuicio que provoca la aplicación de dicho IVA, es la cada vez menor presencia de galerías y artistas estatales en ferias internacionales tales como Basel, Frieze o Art Cologne.

 

  • Para aquellos que quisieran dedicarse en el terreno de las galerías, ¿qué consejos les darías para conseguirlo con éxito?

Si el propósito fuese montar una galería, la inversión inicial es muy elevada, pero como suele ocurrir en periodos de crisis la creatividad artística está en plena efervescencia, un hecho que ayuda a aumentar el nivel de los artistas y exposiciones a programar. Muchas de las galerías actuales son autogestionadas por sus propietarios/as, sin embargo, las nuevas tecnologías –venta online- y los medios de comunicación –presencia mediática- hacen que los equipos de galerías estén creciendo. Uno de los factores determinantes para trabajar en el circuito de las galerías sería la pasión por el arte. Además, es necesario controlar la competencia a través de revistas, ferias y visitas que te permitan siempre estar al día sobre las tendencias del mercado.

Tienes varias publicaciones sobre machismos en los medios audiovisuales, género y cultura.

  • ¿Cómo el ámbito cultural sigue manchado por el machismo y los roles de poder masculinos? ¿Qué cambios serían satisfactorios que acontecieran para transformar esta realidad cultural?

El ámbito cultural, al igual que otros sectores profesionales, sigue “hipermasculinizado”, ¿cuántas directoras de museos existen? ¿cuántas galeristas? ¿cuántas directoras de cine han ganado un Gaudí, un Goya o un Óscar? ¿cuántas editoras existen? ¿cuántas directoras de orquesta? Un sinfín de sectores profesionales reflejan el desequilibrio entre hombres y mujeres en los puestos directivos. Un hecho muy visible, suele ser el número de artistas mujeres presentes en ARCO cada año, no solamente no crece, sino que en cada edición es menor. Sinceramente, considero que hay que “forzar la máquina”, hay que apoyar el principio de equidad y sobre todo la paridad en los equipos directivos, y en las plataformas de representación. Esto no sólo debe ser una reivindicación por parte de las mujeres, sino también de los hombres. Considero que esta afirmación va más allá del feminismo, es un posicionamiento político, de justicia y ética social, es por ello, que tanto en el trato con los/as estudiantes que tutorizo, así como los/as que dirijo en la asignatura del TFM, intento incluir la cuestión de género de una u otra manera. Tanto las decisiones temáticas, programáticas o de lenguaje no son actos “dados” sino “construidos”. Los medios de comunicación deberían ser más rigurosos en este aspecto, al igual que la cultura y por supuesto, la academia. Considero que actualmente nos encontramos en una fase de “concienciación”, sin embargo, ¿cuándo pasaremos a la “acción”?

 

Para aquellos estudiantes que han decidido apostar por la gestión cultural:

  •             ¿Qué les recomendarías?

Cuando en 2008 comencé mi formación en gestión cultural, siempre nos comentaban lo afortunada que era mi generación ya que cuando finalizáramos nuestra formación la crisis habría terminado y todos/as estaríamos trabajando en el sector. Si algo he aprendido en este periodo, y retomo las palabras del inicio de esta entrevista, es que la gestión cultural no es un sector estable y está en continuo movimiento. La única estabilidad se podría encontrar en el funcionariado, sin embargo ¿por qué trabajar en un único lugar, si en los últimos diez años he trabajado en un museo, un centro de arte, una galería, tres universidades y he vivido en tres países distintos? La gestión cultural es un sector apasionante, simplemente hay que ser una persona permeable y con iniciativa propia. Del mismo modo que he comentado que los periodos de crisis son los mejores momentos creativos en el mundo del arte, dentro del mundo de la gestión cultural no opino que “todo está hecho”, cada semestre los Trabajos Fin de Máster del Máster de Gestión Cultural así lo demuestran. Hay muy buenas ideas y muchísimos proyectos que simplemente están esperando a ser realizados o estudios de caso a ser analizados desde una posición crítica y constructiva. Todo lo que nos rodea es cultura, simplemente hay que abrir los ojos, estudiar e investigar con pasión y pasar a la acción.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà

*